Qué es el vidrio templado y por qué se usa en las mamparas de baño

A la hora de adquirir una mampara de baño tenemos que fijarnos en diferentes parámetros para tener la certeza de que realmente es la mampara que realmente nos interesa.

Cuando una persona se dispone a adquirir una mampara, lo primero en lo que se fija es en el diseño. Es bueno fijarse en el diseño, pero también es importante tener en cuenta otros detalles como los perfiles, sistema de apertura, accesorios, tipo de cristal… es la única manera que tenemos para estar seguros de que realmente es la mampara de baños que nos interesa.

Pero si realmente quieres estar seguro mientras te duchas o bañas, debes certificar que la mampara ha sido construida con vidrio templado de calidad.

Como hemos podido comprobar con la ayuda de Asealia, las mejores mamparas por las que se puede apostar en la actualidad son las que se fabrican con vidrio templado. Esa variedad de cristal se obtiene a través de un tratamiento térmico industrial. Ese tratamiento hace que el cristal sea mucho más seguro porque no se fractura y en consecuencia es mucho más resistente.

Resistencia del vidrio templado de las mamparas de baño

Gracias a la resistencia y seguridad que ofrece el vidrio templado, podemos decir que la gran mayoría de las mamparas de baño ya se fabrican con esa variedad de cristal. Las acrílicas siguen siendo más económicas, pero al no ser tan seguras están pasando a un segundo plano. Eso sí, a la hora de adquirir la mampara siempre tenemos que fijarnos en el grosor.

La principal ventaja de las mamparas de vidrio templado frente a otras opciones es la seguridad que ofrecen. Se ha demostrado a través de muchos estudios que las mamparas de vidrio templado son mucho más resistentes que las acrílicas. Eso se debe a que el vidrio templado no se rompe en fragmentos que puedan cortar. En el caso de fuerte colisión, el cristal haría pequeños trozos de cantos redondeados. Eso significa que la persona que está en la zona no sufriría cortes, de aquí que comentemos que es un cristal realmente seguro.

A pesar de que el cristal templado sí que se puede llegar a romper, podemos asegurar que es muy poco común de que eso pueda suceder. Solo se puede fracturar en caso de que el impacto sea realmente fuerte, aunque como hemos indicado, los cantos redondeados no provocan cortes. Recuerda, el mayor riesgo de fractura del cristal se da en el momento de la instalación. Si no quieres correr riesgos, puede ser una buena opción solicitar que la instalación la haga un profesional. Así no te tendrás que preocupar de nada.

Con estos datos es normal que la gran mayoría de familias decidan gastar un poco más y tener un plus de seguridad, sobre todo si hay niños pequeños en casa.

¿Cómo se fabrica el vidrio templado?

Para que puedas saber más sobre el vidrio templado, te vamos a mostrar los pasos que se deben realizar para fabricar este material.

  1. Corte: el fabricante de vidrio templado tiene que cortar el cristal con la forma y las medidas deseadas a la hora de fabricar la mampara. Hay que tener en cuenta que después del siguiente paso ya no se podrá dar forma al cristal.
  2. Revisión: tras realizar el corte, el siguiente paso será el de revisar que el cristal ha quedado correcto. Hay que fijarse en todo tipo de detalles. La menor imperfección puede provocar que el cristal no sea válido para el siguiente proceso.
  3. Pulido: tras analizar que todo está bien, es el momento de realizar un pulido de los cantos. Siempre se debe buscar que los cantos queden suavizados.
  4. Lavado: siempre se lava el cristal antes de introducirlo al horno para eliminar el polvo y dejarlo en perfectas condiciones para el siguiente trabajo.
  5. Horneado: otro momento importante a la hora de obtener el ansiado vidrio templado. En ese caso, se introduce en un horno industrial que puede llegar a los 620º. En la actualidad hay diferentes hornos, pero los hornos horizontales son los más comunes. Esos hornos van moviendo el cristal y eso hace que el resultado sea óptimo.
  6. Enfriado: tras meterlo durante el tiempo adecuado en el horno, el cristal se debe dejar enfriar. Para que el secado sea óptimo y el cristal ofrezca la seguridad que se busca, siempre se hace el secado con la ayuda de chorros de aire a presión. Ese enfriado a través de aire permite que las superficies exteriores se contraigan más rápido que las interiores. Eso permite que el cristal sea muy resistente y seguro.

¿Realmente el vidrio templado es seguro?

El cristal tras pasar por los pasos expuestos anteriormente pasa a ser vidrio templado.

Como se ha podido comprobar a través de cientos de estudios, ese material es hasta cinco veces más resistente que el vidrio de toda la vida. Esa resistencia se debe al proceso térmico al cual se somete al material.

Con el tratamiento térmico no solo se consigue una mayor resistencia al choque, también a los cambios térmicos. Como en los baños los cambios térmicos son importantes, este material se presenta como una gran alternativa para las mamparas.

Pero a cambio de ser un material muy resistente y seguro, queremos dejar claro que una vez elaborado ya no se puede modificar. Por ese motivo, es vital hacerlo a medida o sino el material no servirá para hacer la mampara que nos interesa.

¿El vidrio templado solo está presente en las mamparas?

No. Es verdad que el vidrio templado tiene una gran presencia en las mamparas de baño, pero también está presente en otros objetos de nuestro día a día.

Suele ser bastante común ver como el vidrio templado se usa en las puertas divisorias, en el sector de la construcción y en el automovilístico entre otros muchos. Eso significa que es un material seguro y que da muy buenos resultados. No lo dudes, una mampara con vidrio templado te ofrecerá seguridad y una vida útil realmente larga. Es más probable que te canses de la mampara a que se rompa.

Visita nuestra tienda online de equipamiento de baño


Contamos con un amplio catálogo de equipamiento de baño para todo tipo de necesidades al mejor precio.

¡Conócenos!

Entradas relacionadas