Consejos para ajustar las puertas de las mamparas de baño

Las mamparas de baño juegan un papel clave en las duchas y bañeras. Su correcto funcionamiento y adaptabilidad, impide que el agua se salga y encharque el suelo. Junto a esta práctica y útil función, nos encontramos con que las puertas de las mamparas acarrean alguna que otra preocupación.

En ocasiones, nos encontramos con que se deslizan con dificultad o bien se salen de los rieles. Para asegurarnos el correcto funcionamiento de la mampara y evitarnos alguna que otra sorpresa, es necesario que las puertas de la mampara de baño estén bien ajustadas. Además, unas puertas bien colocadas y ajustadas contribuyen también a mantener una buena apariencia estética.

Si necesitas poner solución a estos problemas, estás en el lugar correcto. El siguiente post está dedicado a darte unas tips o consejos sobre cómo ajustar las puertas de la mampara. Se trata de unas sencillas comprobaciones y pasos que te ayudarán a manejar la situación como un profesional.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es el tipo de puertas de mampara ante las que nos encontramos. Por lo general, podemos enfrentarnos a los siguientes escenarios que pueden llevarnos a ajustar las puertas, nos encontramos con: mal deslizamiento, fallo en el cierre o caída de las puertas.

A continuación, te contamos de manera rápida y sencilla cómo ajustar las puertas de las mamparas de ducha en cada uno de los casos.

Las puertas no deslizan bien

Comenzamos con el tipo de puertas de mamparas más sencillas de ajustar y reparar. Con el tiempo, nuestras puertas de mamparas correderas pueden deslizarse con dificultad o quedarse enganchadas. Esto es debido a suciedad acumulada en los rieles por los que discurren. Por lo que, la solución pasa por una limpieza profunda.

A la hora de ajustar las puertas de las mamparas correctamente, seguiremos los siguientes pasos:

El mecanismo de las puertas correderas es de lo más sencillo: un rodillo que guía la puerta a lo largo del riel o carril. Así, en primer lugar, haremos una comprobación sencilla para establecer si el rodillo está fuera del riel o no. Si lo estuviera, levantaremos la puerta corredera y colocaremos de nuevo el rodillo en el carril.

Para ello, destornillaremos el riel del carril inferior. A continuación, extraemos la puerta corredera del carril. Recuerda inclinar ligeramente la puerta para sacarla. Extraemos ambas puertas y analizamos, con más detenimiento, cuál puede ser el origen del problema.

En este punto, aprovecharemos para limpiar los rieles por los que transcurren las puertas. Se trata de zonas donde es frecuente la acumulación de restos de jabón u óxido, que pueden dificultar el deslizamiento de las puertas.

Una vez limpio, ajustaremos los rodillos. Para llevarlos a la posición correcta, alojaremos un poco los tornillos de los rodillos. Una vez en su lugar, nos aseguraremos de bloquearlos para que mantengan correctamente las puertas. Tras este ajuste de los rodillos, colocamos de nuevo las puertas y atornillamos el riel inferior.

Comprobamos que las puertas se mueven correctamente.

Las puertas no cierran bien

¿Te imaginas estar duchándote en pleno invierno y que un aire frío recorra tu espalda? ¿O dar por finalizada una ducha reparadora, pero encontrarte con todo el suelo encharcado?

Son solo algunas de las desagradables situaciones a las que podemos enfrentarnos si las puertas de la mampara de nuestra ducha no cierran adecuadamente. Pero, tranquilo, tenemos la solución.

En este caso, nos centraremos en los tornillos para zanjar el problema. El propio uso de las puertas provoca que los tornillos se aflojen con el tiempo. Por ello, para evitar llegar a esta situación, es bueno ajustar los tornillos de manera periódica.

Comprobaremos los tornillos que se encuentran en la parte superior de la puerta. Primero, los aflojamos y aprovechamos para limpiar la zona con una solución de vinagre y agua. La herramienta que nos permitirá limpiar en profundidad y que, seguro, todos tenemos en casa, es un cepillo de dientes. Limpia la zona, apretaremos el tornillo, pero no del todo, lo justo para ajustar la puerta y asegurarnos de que cierra correctamente. Si es así, apretamos por completo el tornillo.

Puertas con bisagras

La acumulación de cal, restos de jabón, así como el propio uso de las puertas, va degastando, poco a poco, las bisagras. Dicha acumulación puede provocar el mal funcionamiento de estas y la emisión de un chirrido cuando abrimos o cerramos la puerta. La propia suciedad puede causar que la puerta se desnivele y que no cierre como debería.

En este caso, la solución para ajustar las puertas, pasa por la limpieza de las bisagras de las puertas. Tomamos de nuevo la útil herramienta del cepillo de dientes y la eficaz solución del vinagre diluido en agua.

Tips de seguridad

Una vez tenemos claro cómo actuar de acuerdo al problema que puede darse en las puertas de las mamparas de la ducha, os aconsejamos prestar atención a estos consejos que os permitirán realizar cualquiera de estas soluciones de manera segura.

Pide ayuda: Las puertas de las mamparas suelen ser muy pesadas. Si te encuentras en la tesitura de tener que ajustar las puertas sacándolas de los rieles, cuenta con una persona más para que te ayude a soportar el peso.

Prepara el terreno: Asegúrate de que el suelo del baño está seco antes de realizar cualquier tarea. Evitaremos posibles resbalones y caídas aparatosas.

Como habéis visto, ajustar las puertas de las mamparas conlleva realizar sencillos pasos. La paciencia y la meticulosidad serán nuestros mejores aliados para realizarlos correctamente.

Visita nuestra tienda online de equipamiento de baño


Contamos con un amplio catálogo de equipamiento de baño para todo tipo de necesidades al mejor precio.

¡Conócenos!

Entradas relacionadas