Cómo distribuir el baño para sacarle el máximo partido


La óptima distribución de los baños se presenta como un auténtico reto. Las dimensiones condicionarán, en buena medida, los elementos que podemos incluir en él. Decisiones como: bañera o ducha; incluir o no bidet o unos u otros muebles auxiliares, son algunas de las cuestiones que responden a la forma y a los metros cuadros de nuestro baño.

Si ampliar sus metros es una opción completamente descartada, sí podemos planificar una distribución óptima para sacar el máximo partido a cada centímetro de nuestro cuarto de baño. Ahora bien, nuestro objetivo no es que quepa todo lo que nos gustaría incluir, sino que, todo aquello que forma parte de nuestro baño contribuya a crear un entorno cómodo y funcional.

Nuestro punto de partida serán las medidas mínimas que ha de tener un cuarto de baño para que, en nuestro día a día, podamos hacer uso de él de manera sencilla, sin ir sorteando obstáculos. En este sentido cabe preguntarnos, ¿cuáles son las medidas ideales para un baño? ¿cuál es la mejor distribución de cada uno de los elementos? Respondemos a todas tus dudas para que consigas un baño de gran funcionalidad.

Medidas

Independientemente de que tengamos un baño más o menos pequeño, es muy importante que respetemos las medias mínimas entre los diferentes elementos, así como los metros cuadrados de acceso a la ducha, la bañera o los sanitarios para que su uso sea cómodo y seguro.

En el caso del plato de ducha, las medidas mínimas recomendadas son de 90×90, situándose la altura media de la grifería a 1,90m. El acceso es uno de los factores más importantes, estableciéndose siempre un mínimo de 60cm. El ideal se sitúa entre 80-90cm. Aunque, si te decantas por incluir una bañera, habrás de garantizar unas medidas de 140x80cm. En cuanto a su acceso, asegúrate de disponer de 55x105cm.

En el caso del váter, aunque, hoy en día, podemos encontrar una amplia variedad, los 80cm son la medida que nos garantiza un uso cómodo. En esta medida están incluidas tanto el ancho del inodoro como el espacio que habremos de respetar a cada lado del mismo para un uso confortable.

Una manera de optimizar aún más el espacio es mediante el uso de los inodoros con cisterna empotrada en la pared, en el interior del tabique, o apostar por modelos de inodoros compactos y suspendidos. La altura de colocación de los inodoros suspendidos es de 45cm desde el suelo.

El lavabo, por su parte, presenta medidas variadas, que abarcan desde los 40cm hasta los 45cm de profundidad y unos 60cm hasta 120cm de ancho.

Estas serían las medidas mínimas que deberíamos garantizar en cada uno de estos elementos para un uso cómo y seguro. Ahora bien, ¿cómo los distribuimos para ganar el máximo espacio posible? ¡Te lo contamos a continuación!

En línea

En diseño de interiores, para optimizar el espacio, se recomienda colocar todos los muebles y sanitarios en una misma pared, uno al lado del otro, dejando el resto despejadas. Tal distribución, permite sacar mayor provecho a tu baño. En este sentido, apuesta por los muebles de obra que te permitirán adaptar cada uno de ellos a tus necesidades. También puedes optar por muebles compactos suspendidos.

Estos últimos permiten aprovechar el espacio restante entre su base y el suelo, de tal manera que podamos incluir, bajo ellos, almacenamiento u objetos que empleemos con menos frecuencia. Por otro lado, favorecen la sensación de amplitud.

La distribución en línea es la más adecuada para generar una visión ordenada del conjunto, al tiempo que simplifica el recorrido por la estancia. Unificar los elementos en un mismo espacio, nos permite acceder al resto de elementos de forma cómoda y funcional.

Elementos grandes, al fondo

Partiendo de la distribución en línea, imaginemos que, en nuestro margen derecho se encuentran el lavabo y los sanitarios. El margen izquierdo, completamente despejado, nos permite utilizar, cada uno de ellos, de forma libre y cómoda. Al fondo, queda dispuesta la bañera, plato de ducha o una solución mixta, la cual, cuenta con el espacio suficiente para garantizar un acceso y salida cómodo y seguro.

En estos espacios, la sensación de continuidad es clave para favorecer la sensación de amplitud. Apuesta por las mamparas transparentes, que permiten tener una visión de conjunto de todo el espacio. Además de ello, la continuidad de los planos es, también muy importante. Para ello, puedes emplear el mismo suelo del baño para la zona de ducha. ¿El resultado? Una visión armoniosa, agradable y ordenada.

Baños en L

La distribución en L es una de las más socorridas para los cuartos de baño pequeños, puesto que permite colocar los elementos esenciales en espacios reducidos de tan solo 1,70 x 2m. Si este es nuestro caso, habremos de apostar por los platos de ducha en lugar de la bañera.

La distribución en L facilita la disposición de los elementos y dependerá del tamaño y anchura del plano, así como de dónde se encuentra la bajante. Una de las distribuciones más frecuentes es: si tenemos una puerta frontal, el lavabo irá justo enfrente de esta, en la L la ducha y, junto al lavabo, el inodoro.

Para armarios, puertas deslizantes

A la hora de optimizar el espacio, nos olvidaremos de las puertas batientes y apostaremos por las correderas o deslizantes. Este sistema está en pleno auge, por lo que encontrarás una amplia variedad a tu disposición.

Baños cuadrados

Los baños cuadrados están abiertos a una diversidad de distribuciones, determinadas por la ubicación de la puerta, presencia o no de ventanas, localización de la bajante…

En la distribución de estos espacios, hemos de tener en cuenta que, la ubicación central de la puerta nos permitirá aprovechar mejor el espacio. En este caso, ubicaremos el espejo enfrente, cuyo reflejo del exterior, favorecerá la sensación de amplitud. El lavabo podemos ubicarlo a la izquierda de la entrada, bañera o ducha a la derecha y, junto a esta el inodoro.

Si tenemos un baño cuadrado de pequeñas dimensiones y tenemos la opción de ubicar la puerta ligeramente ladeada, a unos 40cm de las paredes, ubicaremos el lavabo en este espacio de la entrada, para que, en la pared contraria, ubiquemos ducha e inodoro.

Tips finales

Después de estos ejemplos de cómo distribuir el baño para optimizar el espacio, te dejamos unas útiles tips:

  • Para dar amplitud a los ambientes, opta por los colores claros o neutros en azulejos, cerámicas o zonas de pintura, como el techo.
  • Si colocamos lavabo, inodoro y ducha en la misma pared, nos ahorraremos dinero en instalaciones sanitarias.
  • Opta por baldas para aprovechar las paredes y partes superiores del baño, ahorrando espacio para el almacenaje.
  • Un tamaño estándar de puerta de baño es de 0,65 metros de ancho. No es necesario que supere esta medida para cuartos de baño pequeños, garantizando, así, que no choca con otros elementos y arruine el diseño.

Visita nuestra tienda online de equipamiento de baño


Contamos con un amplio catálogo de equipamiento de baño para todo tipo de necesidades al mejor precio.

¡Conócenos!

Entradas relacionadas